Aplicación de la ciencia psicológica a la vida diaria

Durante mas de cien años la psicología se ha dedicado casi en exclusiva al estudio de lo que se ha llamado "enfermedad mental" y ha tenido como objetivo desarrollar técnicas y terapias para resolverlas con un variado nivel de éxitos y fracasos. Pero la propia definición de enfermedad mental está sufriendo transformaciones lo que provoca que el ámbito de "lo normal" se amplíe. ¿Con ello corre peligro la utilidad de nuestra ciencia?. No, nada más lejos. Por el contrario esta evolución en la conceptualización de la enfermedad mental, los difusos límites entre lo sano e insano liberan a la psicología del estrecho campo que representa la patología y se abre camino al vasto mundo de lo sano y lo normal.

La psicología va tomando relevancia y adquiriendo valor en ámbitos diversos como son el mundo del deporte, de las relaciones laborales, del trabajo y las empresas, la enseñanza,  por reflejar los más habituales en la actualidad.

Como claro ejemplo de que la psicología se va introduciendo en nuestras vidas sin la necesidad de padecer patología alguna está lo que se ha dado por llamar "coaching". Este vocablo se ha importado del mundo sajón estadounidense en donde hace referencia al "entrenador" deportivo. En aquellas tierras el entrenador deportivo cumple un rol bastante más completo y complejo que nuestro entrenador tipo. El coach es un agente transformador del deportista que modula un amplio abanico de aspectos humanos y no sólo los puramente deportivos como pueden ser la técnica y la táctica. Ahora hay coaching por todas partes y quizá pueda producir confusión.

Una rama de la psicología llamada "psicología positiva", estudia los aspectos saludables de la conducta humana, es decir, qué hemos y no hemos de hacer para sentirnos bien y podamos desarrollar todas nuestras potencialidades con el fin de alcanzar aquellas metas que nos propongamos. La psicología dispone de técnicas y metodologías que nos ayudan en la elección de esas metas de forma realista y posible y la planificación del camino para conseguirlas.

 Área Psicología apuesta por la psicología centrada en lo positivo, en las capacidades humanas facilitadoras del cambio, apuesta por las  nuevas tecnologías acercando, a través de Skype, una forma de trabajo sin la necesidad de desplazamientos y hecho a la medida de quien lo solicita.

Conecta con Área Psicología en un primer contacto mediante e-mail para exponer tu necesidad y determinar la forma de trabajo.



Si quieres y necesitas mejorar en algún aspecto de tu vida, no lo dudes conéctate a Área Psicología.

info@areapsicologia.es
978 83 02 03


Sentido de responsabilidad: hazte cargo!

Los tiempos están cambiando. Parece que hemos llegado al fin de una forma de entender la vida. La crisis actual ha empezado a ser financiera pero va a terminar trastocando muchos valores, metas, intereses que estaban establecidos y hoy parece que no dan más de sí.
Se hace necesario entonces, iniciar en nosotras y nosotros mismos un cambio interno que nos permita adaptarnos a la nueva situación, con el reto de ni siquiera tener claro cual es la dirección a tomar. Estamos sumidos en un cierto caos e inseguridad y esta situación puede provocar sensación de incapacidad en las personas, de derrotismo y llevar a una profunda depresión e intencionalidad suicida.
No es broma lo que está ocurriendo con la sociedad. Padecemos las decisiones de otros que han sido irresponsables ostentando sus cargos. Pero eso no es escusa, pues éstas sólo nos llevan a vivir el victimismo como solución.

Sentirnos víctimas nos incapacita para la acción. Provoca inhibición de la conducta proactiva e intencional y provoca conductas de indefensión.
Por tanto uno de los valores que hemos de cultivar como sociedad civil es el "sentido de responsabilidad" sobre la propia vida.

El sentido de responsabilidad es incompatible con culpabilizar a terceros por lo que nos pase. Es compatible con el análisis de la situación como paso previo a determinar cual es la solución. El análisis de la situación es fundamental que sea lo más objetivo posible y que no nos enredemos con las reacciones emocionales intensas que pueden aparecer. No es momento para ello. Una vez que definamos nuestro problema es el momento de generar posibles soluciones, cuantas más mejor y sin juzgarlas o valorarlas, ese momento será el siguiente paso. Tras la valoración ha de llegar la elección y su puesta en práctica. Luego su evaluación y posibles rectificaciones.

Esto hay que tomárselo en serio, estos pasos son necesarios para volver a tomar el poder sobre nuestras propias vidas. Recuperar la sensación de control, de tener poder, es fundamental para dar pasos en el camino hacia el éxito.

Porqué, si parece tan claro y sencillo no parece tan difícil de hacer?. Porque en alguno de sus pasos podemos no ser expertas o expertos y ahí ya se produce un escoyo. Así que el propio proceso de solucionar problemas y tomar decisiones es un problema en sí mismo.

Si ese fuera tu caso, ya sabes entonces cual es es problema. Podríamos definirlo como: "mi problema es que no sé cómo llevar a cabo el proceso para solucionar problemas". Este es el primer paso. Definir claramente  específicamente y de forma concreta el problema. Aún deberíamos concretar mas el nuestro. Por ejemplo "no sé definir los problemas". Einstein decía que si le dieran una hora para solucionar un problema emplearía 50 minutos para definir el problema y cinco para encontrar la solución. por lo tanto fuera complejos. Así que manos a la obra.

Para poder encontrar las soluciones que puedan ser útiles en la resolución de este problema debemos conocer las causas que originan el problema porque si no sería muy complicado cerrar el abanico de posibilidades y tendríamos que probar aleatoriamente, cosa poco práctica. Por lo tanto debemos preguntarnos  ¿qué causa que yo no sepa definir un problema?.Podría ser que no hubiera nunca aprendido a definir problemas,entonces no me quedaría otracosa que aprender a hacerlo. La primera solución a mi problema ya la se: he de aprender a definir problemas. De aquí surge la pregunta: ¿dónde, cómo, cuando?. Surgirán varias respuestas  y tendría que valorarlas en función de unos criterios necesarios, como posibilidad de gasto económico, desplazamiento, recursos necesarios etc que determinarán que solución es la que más me conviene. Ahora tengo una idea mucho más clara de lo que tengo que hacer. Ahora tendría que planificar y crear estrategias para alcanzar mi meta, poner en práctica la planificación y evaluar.

Cada uno de estos pasos tiene sus propios métodos que cada una y cada uno de nosotros ha de adaptar a su forma de ser y hacer.



Tener un método para encontrar soluciones a nuestros problemas nos da control y poder sobre nuestras vidas y esa sensación nos capacita para actuar y emprender, asumir riesgos en pos de una mejora. Aprende, fórmate en aquello que necesites para avanzar. No esperes a que te solucionen la vida, porque las soluciones que te encuentren igual no te gustan. Hazte cargo de tu vida!

Educar con la cabeza o con el corazón?

La educación es un proceso de transformar información en conocimiento. Es una labor compleja pero no imposible y además es de obligada aplicación en nuestras sociedades humanas. Todas las sociedades tienen la necesidad de transmitir una información con los códigos que la regulan y esos códigos han de tener sentido y coherencia.
Hemos de educar con la cabeza o con el corazón?. Quizás no sea la pregunta adecuada. Tanto la cabeza como el corazón son necesarios para la educación.  No hay razón para separar las dos partes de nuestro ser. Es mas no sería posible.

Por lo tanto partamos de la premisa que para educar hemos de aplicar el corazón para saber lo que queremos, hacia donde necesitamos ir y la cabeza para determinar la mejor manera de hacerlo. Nuestras pasiones, nuestras emociones son necesarias para orientarnos en nuestra vida, por tanto son elementos fundamentales para poder elegir el tipo de educación que queremos entregar a nuestros hijos o educandos. Es el corazón, entendido éste, como emoción, quien nos dirá en qué valores queremos de educar, qué es y qué no es bueno para nuestros objetivos. Una vez las lineas maestras estén formadas, la cabeza, la lógica, el pensamiento más racional ha de tomar relevancia y construir los caminos más adecuados para llegar a la meta.

En ambos casos no empleamos sólo una de las dos partes, cabeza o corazón, si no más bien un porcentaje mayor de cada uno. No es una buena opción renunciar a una parte fundamental de nuestra existencia. Hay que apostar por educar con cabeza y corazón. Hay que saber lo que se hace y hay que amar lo que se sabe hacer.

Disfruta educando a tus hijas e hijos, en el camino encontrarás personas maravillosas!


Amor o dependencia emocional?


Es la dependencia emocional a la pareja una consecuencia del amor? La respuesta es no. El amor y la dependencia emocional son dos experiencias distintas, tienen un posible origen común pero las consecuencias son diametralmente opuestas. El amor ha de fomentar el crecimiento, desarrollo y potenciación de las capacidades de los amados. La dependencia emocional excesiva , destruye, limita y coarta la personalidad y la autonomía personal de las personas amadas.

La dependencia emocional excesiva hacia la pareja sentimental se sostiene en las creencias que tenemos sobre como se comporta una "buena pareja"; se sostiene sobre la creencia de que hay personas mejores y peores, es decir, creer que no todas las personas somos iguales. Sobre la idea de que no merecemos ser tratados o tratadas con dignidad; sobre la creencia de que no sabemos ser autónomas o que no podemos valernos por nosotras mismas y nosotros mismos.

El amor es una manera de relacionarnos en donde la manipulación del otro no cabe. Donde la autonomía del otro es fundamental. El amor en la relación no ha de ser limitante sino, más bien, un lugar desde el cual se puede desarrollar la personslidad y las capacidades de forma creativa y constructiva.

El amor es generoso, la dependencia egoísta. El amor amplifica nuestros sentimientos positivos; la dependencia magnifica los negativos. El amor impulsa, la dependencia retrae.

Abandonar un estado de dependencia puede necesitar de un proceso largo y doloroso, pero no más doloroso que la propia dependencia. Hay que generar nuevos hábitos que ocupen el espacio de los viejos recursos y acciones obsoletos. Este es un paso duro, los viejos hábitos son muy resistentes al cambio porque están construidos sobre el miedo. El miedo es una emoción que controla nuestra conducta de forma muy directa y potente y hay que aprender a gestionarla para que no limite nuestra vida ni por exceso ni por defecto.

Todo cambio necesita de un fuerte compromiso para que pueda darse. El compromiso íntimo y consistente con la voluntad de cambiar es fundamental para que el proceso no se pare. Para llegar al éxito. Si estamos comprometidos y comprometidas con nuestro propio cambio, ya no importa tanto el tiempo que tardemos. Puede ser que haya momentos de gran velocidad y avance, en cambio otros de lentitud pasmosa. Lo relevante no es el tiempo sino el compromiso.

 Con el compromiso ha de ir aparejado un profunda aceptación de las emociones y sentimientos que produzcan los hechos que ocurran durante el proceso. Esa aceptación lo primero que nos regala es el control y manejo del miedo

Aceptación y compromiso son, por tanto, elementos fundamentales para un proceso de cambio.



Hola

Este va a ser un nuevo espacio donde poder expresar mi forma de pensar, de sentir y de hacer psicología.

Centro mi trabajo en ofrecer nuevos puntos de vista aplicables a la vida cotidiana, que ayuden a dirigir la vida de forma saludable, autónoma y con significado.

Una vida con significado no es otra cosa que una vida con dirección, con objetivos y metas a las que queremos llegar. La determinación de las metas requiere de ciertos procesos creativos que en sí mismos suelen ser gratificantes, ya que ellos mismos tienen un significado, tienen un porqué y un para qué.

Las personas que se acercan para consultar suelen venir desorientadas. Puede ser porque en algún momento de sus vidas han perdido su norte, o su brújula y llevan mucho tiempo dando pasos para no avanzar y, en no pocos casos, dar algún que otro paso hacia atrás. Dejan de confiar en sí mismas, sus vidas pasan a estar gobernadas por elementos ajenos a sus propios intereses y cada día se sienten peor.

El proceso terapéutico, de coaching o de acompañamiento se fundamenta en la reorientación y la recapacitación de la persona para que adquiera un grado de autonomía que le permita seguir su proceso vital.

En este espacio puedes plantear alguna duda, alguna certeza. Me atrae la idea de interactuar con mis lectores y lectoras. Es un reto estimulante.